Ponte de acuerdo con Dios

Cuando salgo y entro a un lugar, sin importar cual sea, las actitudes de la gente son las mismas en su gran mayoría, y es de descontento, de malestar, de aburrimiento, de rabia, de imponente, de dolor, etc. No se si lo has visto, pero sus conversaciones son siempre negativas, siempre están cargadas de muchos sentimientos, pero no buenos.
Algunos llegan a expresar frases como “porque Dios permite esto en nuestra vida, o nuestra nación”, “¿Qué hice para merecer esto?”.  Podemos culpar a muchas cosas y a mucha gente, y puede ser lógico y además justo.

Pero hay algo que no podemos obviar, y es somos pecadores y el pecado de manera directa o indirecta hace que esta sociedad vaya de mal en peor cada día. La maldad de este mundo es impresionante, ¡que dolor! Dios nos habla de esta condición en Su palabra, así que no es algo que a mi o a alguien mas se lo ocurrió, es Dios diciéndonos lo que somos.

El libro de amos nos habla en repetidas oportunidades de naciones que fueron juzgadas por Dios por ir en contra de él. A su mismo pueblo Dios le juzga pero siempre con el propósito de que vuelvan a Dios.

Miren esta frase que se repite vez tras vez en el primer y segundo capítulo

“Así ha dicho Jehová: por tres pecados Damasco, y por el cuarto, no revocaré su castigo”

Así mismo habla de Gaza, de Tiro, de Edom, de Amón, de Moab, de Judá, del mismo Israel.  Habla fuerte Dios.

Que interesante lo que le dice a Judá

“Así ha dicho Jehová: Por tres pecados de Judá, y por el cuarto, no revocaré su castigo; porque menospreciaron la ley de Jehová, y no guardaron sus ordenanzas, y les hicieron errar sus mentiras, en pos de las cuales anduvieron sus padres.” Capítulo 2:4

Y que tal lo que DIos dice a Israel

“Así ha dicho Jehová: Por tres pecados de Israel, y por el cuarto, no revocaré su castigo; porque vendieron por dinero al justo, y al pobre por un par de zapatos.” Capítulo 2:6

Esto me impactó, porque solo hay uno Justo, Jesucristo, y le vendieron por dinero y Él fue a la cruz dando su vida por nuestros pecados, el precio de nuestra paz fue sobre él.

¿Te diste cuenta? Cuanta paciencia, cuanto amor, cuan cierto es Dios y cuan Santo y cuan malos somos delante de él.
Llegando al Capítulo 3:3 dice “¿Andarán dos juntos, si no estuvieren de acuerdo?”  ¡Wow!, ante el pecado, debemos ponernos de acuerdo con Dios, reconocer que somos pecadores, que nuestro pecado nos separa eternamente de Dios y que ante un Dios Justo  somos culpables, somos pecadores, hemos pecado contra él. Pero la Biblia nos dice que Jesús llevó tu pecado y el mío, y el de cada uno en particular a la cruz del calvario y pagó en mi lugar y que derramó su sangre por ti y por mi para limpiarme de pecado y que resucitó para darme salvación y vida eterna.

La biblia dice

“Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros.” Romanos 5:8

“Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.” Romanos 6:23

“He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo.” Apocalipsis 3:20

Hoy es el día de la salvación, hoy Jesús llama a la puerta de tu corazón, ¿Porque no recibes el regalo del perdón de pecados y la vida eterna en Jesucristo?

Ponte de acuerdo con Dios, arrepiente de corazón y clama a Jesucristo por salvación, y empieza a andar junto al Señor, desde hoy y por toda la eternidad.

Pienso en aquellos famosos que se han suicidado en estos días, ¿Por qué? Porque no tienen esperanza y no hay esperanza fuera de Cristo.

¡Cuán triste es la vida y cuan dura es sin Cristo! Pero que tremendo es pensar que sin Cristo, lo único que queda es un infierno eterno, ¡SI! por la eternidad. Jesús te vino a dar vida eterna y una vida abundante, de victoria, diferente sobre esta tierra.  “Yo soy la puerta; el que por mí entrare, será salvo; y entrará, y saldrá, y hallará pastos. El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.  Yo soy el buen pastor; el buen pastor su vida da por las ovejas.” Juan 10:9 – 11

Y si hoy mueres, ¿Qué viene para ti? ¿Vida eterna con Jesucristo o una condenación eterna sin él?

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s