¿A quién buscamos en momentos de crisis?

En 2 de Reyes 1 podemos ver la dureza del ser humano, que en momentos de crisis buscan en todo lado y todo lugar una esperanza, menos en Dios. Aún, muchos sabiendo de Dios, no buscan a Dios. Lo más triste es que así somos muchos discípulos de Jesucristo.

Y Ocozías cayó por la ventana de una sala de la casa que tenía en Samaria; y estando enfermo, envió mensajeros, y les dijo: Id y consultad a Baal-zebub dios de Ecrón, si he de sanar de esta mi enfermedad. Entonces el ángel de Jehová habló a Elías tisbita, diciendo: Levántate, y sube a encontrarte con los mensajeros del rey de Samaria, y diles: ¿No hay Dios en Israel, que vais a consultar a Baal-zebub dios de Ecrón? Por tanto, así ha dicho Jehová: Del lecho en que estás no te levantarás, sino que ciertamente morirás. Y Elías se fue.” 2 de Reyes 1: 2 – 4

El Rey Ocozías cae enfermo y en lugar de buscar a Dios, manda busca a otros dioses, la respuesta a su enfermedad. Dios, le deja saber por medio del profeta Elías, que por no buscar a Dios, no consultarle, morirá. Dos aplicaciones sencillas:

  • Como creyentes ¿A quien buscamos en momentos difíciles, en momentos de crisis? ¿Cuál es nuestra reacción inmediata ante sucesos inesperados?
  • Si no tienes una relación personal con Jesús según la palabra de Dios, tú estás condenado a una muerte eterna lejos del Señor. Necesitas de Cristo. Tu enfermedad se llama pecado y no se cura con buenas obras, o por ser buena gente o por obras de caridad o siquiera intentar vivir los 10 mandamientos, se cura solo con aceptar por fe, la obra del Señor Jesucristo en la cruz del calvario y luego resucitar de entre los muertos para nunca más morir. Él te ofrece perdón de pecados y vida eterna con él. ¿SI mueres para donde irás el día de hoy?

“Cuando los mensajeros se volvieron al rey, él les dijo: ¿Por qué os habéis vuelto? Ellos le respondieron: Encontramos a un varón que nos dijo: Id, y volveos al rey que os envió, y decidle: Así ha dicho Jehová: ¿No hay Dios en Israel, que tú envías a consultar a Baal-zebub dios de Ecrón? Por tanto, del lecho en que estás no te levantarás; de cierto morirás. Entonces él les dijo: ¿Cómo era aquel varón que encontrasteis, y os dijo tales palabras? Y ellos le respondieron: Un varón que tenía vestido de pelo, y ceñía sus lomos con un cinturón de cuero. Entonces él dijo: Es Elías tisbita.” 2 de Reyes 1: 5 – 8

Vemos en esta porción la fidelidad de los mensajeros. Elías es un buen mensajero y cumple la parte que Dios le dio. Los mensajeros del rey deciden creerle a Dios y vuelven para darle al rey ese corto mensaje pero de gran importancia, lo que podría haber cambiado su vida. Dos aplicaciones:

  • Seamos fieles en creerle a Dios y llevemos el mensaje de salvación a aquellos que están condenados a una muerte eterna. Si decimos que le creemos a Dios, creeremos entonces que todos aquellos que no tienen a Cristo en Su corazón irán al infierno eterno, así dice la biblia y fue la razón por la cual Jesucristo vino al mundo.
  • Cada persona debe tomar una decisión respecto al evangelio de Jesucristo, o acepta a Jesucristo y su obra en la cruz y le entrega su vida, o simplemente le rechaza y va en su contra. Jesús mismo dijo: “El que no es conmigo, contra mí es; y el que conmigo no recoge, desparrama”. Lucas 11:23

“Luego envió a él un capitán de cincuenta con sus cincuenta, el cual subió a donde él estaba; y he aquí que él estaba sentado en la cumbre del monte. Y el capitán le dijo: Varón de Dios, el rey ha dicho que desciendas. Y Elías respondió y dijo al capitán de cincuenta: Si yo soy varón de Dios, descienda fuego del cielo, y consúmate con tus cincuenta. Y descendió fuego del cielo, que lo consumió a él y a sus cincuenta. Volvió el rey a enviar a él otro capitán de cincuenta con sus cincuenta; y le habló y dijo: Varón de Dios, el rey ha dicho así: Desciende pronto. Y le respondió Elías y dijo: Si yo soy varón de Dios, descienda fuego del cielo, y consúmate con tus cincuenta. Y descendió fuego del cielo, y lo consumió a él y a sus cincuenta. Volvió a enviar al tercer capitán de cincuenta con sus cincuenta; y subiendo aquel tercer capitán de cincuenta, se puso de rodillas delante de Elías y le rogó, diciendo: Varón de Dios, te ruego que sea de valor delante de tus ojos mi vida, y la vida de estos tus cincuenta siervos. He aquí ha descendido fuego del cielo, y ha consumido a los dos primeros capitanes de cincuenta con sus cincuenta; sea estimada ahora mi vida delante de tus ojos. Entonces el ángel de Jehová dijo a Elías: Desciende con él; no tengas miedo de él. Y él se levantó, y descendió con él al rey.” 2 de Reyes 1: 9 – 15

En este capítulo además vemos la diferencia entre un creyente normal y un creyente con el poder de Dios. El rey manda a buscar a Elías, y no para invitarle a comer ese día. Lo quería muerto. ¿Qué hizo Elías? ¿Se agarró a correr?, ¿no salió de noche? ¿se fue del país? ¿Buscó a un amigo del ejército? Jajajaja, perdón pero no fue así. Confió en Aquel que era Su Señor. Elías tenía una relación con Dios, y por consiguiente el respaldo de Dios. Además no se apresuró a tomar decisiones, dependía de Dios y Dios le guiaba para seguir o no a estos soldados. Como aplicación podemos ver lo siguiente:

  • En momentos difíciles, aun de persecución, ¿En quién confiamos y cuál es nuestra reacción natural?
  • Elías demostró que tenía una relación y Dios lo respalda, lo protege del enemigo. ¿Cómo es tu relación con Dios? ¿En una situación como la que vivió Elías, podrías decir que eres hombre /mujer de Dios y Dios te respaldaría?

“Y le dijo: Así ha dicho Jehová: Por cuanto enviaste mensajeros a consultar a Baal-zebub dios de Ecrón, ¿no hay Dios en Israel para consultar en su palabra? No te levantarás, por tanto, del lecho en que estás, sino que de cierto morirás. Y murió conforme a la palabra de Jehová, que había hablado Elías. Reinó en su lugar Joram, en el segundo año de Joram hijo de Josafat, rey de Judá; porque Ocozías no tenía hijo. Los demás hechos de Ocozías, ¿no están escritos en el libro de las crónicas de los reyes de Israel?” 2 de Reyes 1:16 – 18

Termina el capítulo con la muerte de Ocozías y vemos como Dios cumple Su palabra, conforme a lo que Elías había trasmitido. Aplicando en nuestra vida con lo siguiente:

  • La biblia se cumple siempre, nuestra decisión es creerla o no. Ocozías siguió duro de corazón y no buscó a Dios, sino que se mantuvo en esa decisión. Si Dios lo hizo en la vida de Ocozías, ¿Será diferente en tu vida si te mantienes duro de corazón?
  • ¿Cómo terminará tu vida? ¿Cómo serás conocido en la eternidad? ¿Serás conocido por ser rebelde o por ser hombre/mujer de Dios?

Buen día para todos

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s