Compromisos

“Y ellas alzaron otra vez su voz y lloraron; y Orfa besó a su suegra, mas Rut se quedó con ella.  Y Noemí dijo: He aquí tu cuñada se ha vuelto a su pueblo y a sus dioses; vuélvete tú tras ella.   Respondió Rut: No me ruegues que te deje, y me aparte de ti; porque a dondequiera que tú fueres, iré yo, y dondequiera que vivieres, viviré. Tu pueblo será mi pueblo, y tu Dios mi Dios.   Donde tú murieres, moriré yo, y allí seré sepultada; así me haga Jehová, y aun me añada, que sólo la muerte hará separación entre nosotras dos. Y viendo Noemí que estaba tan resuelta a ir con ella, no dijo más.” Rut 1:14 – 18

La historia de Rut se desarrolla en el tiempo de los jueces, algo muy parecido a lo que vivimos hoy como sociedad, así lo describe la biblia “En estos días no había rey en Israel; cada uno hacía lo que bien le parecía.” (Jueces 21:25). Cada quien buscando lo suyo, cada quien, sin rey en su vida, ellos mismos gobernando y haciendo lo que les parecía.

En este contexto nos cuenta la historia de Noemí una israelita que había huido con su esposo y sus dos hijos a Moab por falta de comida. En tierra de Moab no les va nada bien. Los hijos se casan y de pronto muere el esposo y luego los dos hijos. Así que ahora Noemí está sola, desamparada, frustrada, amargada, sin esperanza, etc. Escucha que hay comida en Israel y se devuelve con sus dos nueras. Noemí no les puede ofrecer absolutamente nada y les da la libertad de irse a hacer su vida.

Orfa toma la decisión de irse, pero Rut decide quedarse. Noemí le dice He aquí tu cuñada se ha vuelto a su pueblo y a sus dioses; vuélvete tú tras ella. Ella toma una decisión radical en Su vida, ella hace un compromiso fuerte con Noemí y hace con compromiso con Dios, ella hará de Dios Su Dios. Lo primero que Dios nos muestra aquí es ese compromiso fuerte que hizo Rut (cuando dice: “así me haga Jehová, y aun me añada”) y esa misma clase de compromiso es el que Dios desea que hagamos con Él. Toma en cuenta que Rut es moabita, es de un pueblo enemigo de Israel, donde las mujeres eran conocidas por prostituirse y adorar dioses falsos e inclinaban el corazón de sus esposos a la adoración de esos mismos dioses, es además viuda, y está en un lugar sin nada económicamente en una nación que no era su nación. Así que el compromiso que esta haciendo es de gran importancia.

“Tenía Noemí un pariente de su marido, hombre rico de la familia de Elimelec, el cual se llamaba Booz. Y Rut la moabita dijo a Noemí: Te ruego que me dejes ir al campo, y recogeré espigas en pos de aquel a cuyos ojos hallare gracia. Y ella le respondió: Ve, hija mía.” Rut 2: 1 – 2

Rut no solo hace un compromiso con Dios, con Noemí, sino que cree en lo que Dios dice y vive lo que Dios dice. Un compromiso con la palabra de Dios, no solo de conocer la palabra de Dios sino de vivirla a la manera de Dios.

Que tal si hacemos estos mismos compromisos en nuestras vidas como hijos de Dios. ¿recuerdas que éramos enemigos de Dios? Ahora como hijos de Dios ¿vamos a vivir como este mundo, como en la época de los jueces? ¿Cada uno haciendo lo que bien les parece? ¿Vamos a hacer de Dios nuestro Dios? ¿Vamos a hacer de la palabra de Dios nuestra autoridad absoluta? ¿la vamos a creer y vivir? Si eso deseas pronto verás de lo que es capaz de hacer Dios en nosotros y a través de nosotros. ¿Qué decides? Feliz día para todos.

 

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s