¿Quien es tu Dios a quien sirves?

“Pero los hijos de Israel volvieron a hacer lo malo ante los ojos de Jehová, y sirvieron a los baales y a Astarot, a los dioses de Siria, a los dioses de Sidón, a los dioses de Moab, a los dioses de los hijos de Amón y a los dioses de los filisteos; y dejaron a Jehová, y no le sirvieron. Y se encendió la ira de Jehová contra Israel, y los entregó en mano de los filisteos, y en mano de los hijos de Amón; los cuales oprimieron y quebrantaron a los hijos de Israel en aquel tiempo dieciocho años, a todos los hijos de Israel que estaban al otro lado del Jordán en la tierra del amorreo, que está en Galaad. Y los hijos de Amón pasaron el Jordán para hacer también guerra contra Judá y contra Benjamín y la casa de Efraín, y fue afligido Israel en gran manera. Entonces los hijos de Israel clamaron a Jehová, diciendo: Nosotros hemos pecado contra ti; porque hemos dejado a nuestro Dios, y servido a los baales. Y Jehová respondió a los hijos de Israel: ¿No habéis sido oprimidos de Egipto, de los amorreos, de los amonitas, de los filisteos, de los de Sidón, de Amalec y de Maón, y clamando a mí no os libré de sus manos? Mas vosotros me habéis dejado, y habéis servido a dioses ajenos; por tanto, yo no os libraré más. Andad y clamad a los dioses que os habéis elegido; que os libren ellos en el tiempo de vuestra aflicción. Y los hijos de Israel respondieron a Jehová: Hemos pecado; haz tú con nosotros como bien te parezca; sólo te rogamos que nos libres en este día. Y quitaron de entre sí los dioses ajenos, y sirvieron a Jehová; y él fue angustiado a causa de la aflicción de Israel.” Jueces 6: 6 – 16

El contexto histórico de este pasaje se da en la época de los jueces, que se caracteriza porque no había rey en Israel y cada quien hacia lo que bien le parecía. Conociendo a Dios, decidieron dejar a Dios y servir a otros dioses.

La biblia nos habla de cómo no podemos servir a dos señores, a dos dioses a la vez. Jesús nos muestra cuales son las opciones: a Dios (el verdadero y único) o a las riquezas. “Ninguno puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas.” Mateo 6: 24. El contexto de Mateo tiene que ver con no afanarse y confiar en Dios, buscarle y servirle y Él se encargará de nuestras necesidades. Cuando dejamos de buscar a Dios y su reino, empezamos a preocuparnos por las cosas básicas y dejamos de buscar a Dios y dejamos de servirle, para servir a las riquezas.

Dios nos muestra en este pasaje de jueces como los israelitas dejaron a Dios para servir a otros dioses. Cuando se arrepienten de corazón, dejan a esos dioses y sirven a Dios.

El pasaje nos deja saber también que ellos hicieron lo malo dejando a Dios y sirviendo a dioses falsos. Muchos dicen que todos somos iguales, que el Dios nuestro es el mismo dios de ellos. ¡La verdad no es así! Si crees en Dios, si tienes una relación genuina con Dios, tú le sirves a Dios, conforme a la palabra de Dios y le tienes fe, le crees y vives confiando en Él día a día.

Muchos buscan a Dios, a buda, al bitcoin, a mercado libre, a un amigo rico, a una palanca en el exterior para un buen empleo, etc. Tu adoras a quien le sirves. ¿A quién sirves? ¿Quién es en realidad tu Dios? ¿sirves a Dios o a las riquezas?

Dios nos anima con este pasaje de jueces a reconocer que hemos pecado contra él, al dejarlo y servir a otros dioses. Ellos reconocieron específicamente esos dioses, lo llamaron por su nombre. Ellos, además, se arrepintieron de corazón, aun cuando Dios les dijo que no les iba a escuchar más. Ellos dejaron esos dioses y empezaron a servir al Dios vivo y verdadero.

Si dices que amas a Dios, que crees en Dios, dejaras a todos esos dioses y servirás al verdadero Dios. ¿Cómo le puedes servir? Empieza por preguntarle ¿Qué quieres que haga, Señor? Y sumérgete en la Biblia, La Palabra de Dios, y cada cosa que él te muestre, hazla de corazón. Dios quiere primeramente que te reconcilies con Él, empezando así a tener una relación personal con el Creador del universo y con Aquel que tu alma desea aliviar de todos los dolores que producen esos falsos dioses.

Si tienes alguna inquietud en cuanto a cómo iniciar una relación personal con Dios, como reconciliarte con él, ten la amabilidad de escribirme y con gusto te mostramos en la biblia lo que dice al respecto.

Un abrazo para todos

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s