¡Orgullo!

“Igualmente, jóvenes, estad sujetos a los ancianos; y todos, sumisos unos a otros, revestíos de humildad; porque: Dios resiste a los soberbios, Y da gracia a los humildes. Humillaos, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que él os exalte cuando fuere tiempo; echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros.” 1 de Pedro 5: 5 – 7

¡Orgullo! ¿En cuantos problemas nos mete el orgullo? En muchos problemas, ¿cierto?  Este texto nos anima a vivir de manera diferente y tratar con el orgullo de manera bíblica, a la manera de Dios. Consideremos algunos aspectos del pasaje:

  1. Sométete a Cristo y los otros: una actitud de respeto y obediencia por aquellos que nos enseñan con su vida y con la Palabra de Dios. Una actitud de obediencia de corazón a aquellos quienes están en autoridad sobre nosotros. Esta actitud de sumisión hacia otros, trata con nuestro orgullo con nuestra altivez. Sumisos unos a otros, prefiriendo siempre al otro y no buscando lo nuestro siempre. Cuando no nos sometemos a quienes Dios ha puesto sobre nosotros, no nos sometemos a Dios. Cuando nos sometemos a Dios, es fácil someternos a los otros.
  2. Revístete de Cristo: Mateo 11 Jesús dice que aprendamos de él, que es manso y humilde de corazón. Jesús nos enseñó humildad. Filipenses 2 nos habla como él se despojó de su vestimenta celestial y se hizo como uno de nosotros, se humilló a sí mismo, y se hizo obediente hasta la muerte y muerte de cruz. ¡Sé cómo Jesús!

Dios resiste a los que no son sumisos, a los soberbios. Dios da gracia a los humildes. ¿Dios te resiste o te da Su gracia?

Dios nos dice que nos humillemos bajo Su poderoso mano. Humildad y Sumisión. Si hoy te humillas ante el Señor, un día serás exaltado, en Su tiempo. El tiene cuidado de nosotros, y el desea que confiemos en Él, Él es poderoso para llevar toda nuestra ansiedad, Él es el Dios de toda gracia, el Dios de paz. Jesús nos promete lo mismo en Mateo 11.

“Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar.  Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas; porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga.”

Vayamos a Jesús, disfrutemos de su descanso, llevemos su enseñanza, aprendamos de él, aprendamos de su carácter, y así hallaremos su descanso en un mundo turbulento.

¡Feliz día para todos!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s