Vive a Jesús, Sirve a Jesús

“Hubo en los días de Herodes, rey de Judea, un sacerdote llamado Zacarías, de la clase de Abías; su mujer era de las hijas de Aarón, y se llamaba Elisabet. Ambos eran justos delante de Dios, y andaban irreprensibles en todos los mandamientos y ordenanzas del Señor. Pero no tenían hijo, porque Elisabet era estéril, y ambos eran ya de edad avanzada. Aconteció que ejerciendo Zacarías el sacerdocio delante de Dios según el orden de su clase, conforme a la costumbre del sacerdocio, le tocó en suerte ofrecer el incienso, entrando en el santuario del Señor. Y toda la multitud del pueblo estaba fuera orando a la hora del incienso. Y se le apareció un ángel del Señor puesto en pie a la derecha del altar del incienso. Y se turbó Zacarías al verle, y le sobrecogió temor. Pero el ángel le dijo: Zacarías, no temas; porque tu oración ha sido oída, y tu mujer Elisabet te dará a luz un hijo, y llamarás su nombre Juan.” Lucas 1: 6 – 13

¿Cómo esta nuestra relación personal con Dios? ¿Cómo nos comportamos en el interior de nuestro hogar? ¿servimos al Señor en lo que hacemos? ¿nuestras oraciones son contestadas?

La realidad de nuestro cristianismo se revela en el cómo vivimos a diario lo que sabemos de la biblia, en nuestra obediencia a Dios. La vida nuestra no experimenta el poder de Dios porque no vivimos para Dios. Nuestra vida no experimenta el gozo de oraciones respondidas ni de fruto a nuestra cuenta porque no vivimos para Dios. Cuando no somos constantes en nuestro andar con el Señor y fieles, ¿Cómo Dios puede obrar?

Esta pareja era algo especial y Dios nos la deja de ejemplo para ser desafiados a vivir lo mismo. Quisiera destacar 4 aspectos de este pasaje:

  1. Ambos eran justos delante de Dios, y andaban irreprensibles en todos los mandamientos y ordenanzas del Señor.

La biblia nos habla que tanto Zacarías como Elisabet eran justos delante de Dios. La biblia nos dice que no hay justo ni aún uno. Sin embargo, la misma biblia nos dice en Romanos 5:1 lo siguiente: “Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo;” Esta pareja había depositado su fe en Aquel que había de venir, en Jesús y Dios los justifica por esa fe. Por eso mismo vivían los mandamientos y ordenanzas del Señor. Enfocados en ese hecho vivían según la palabra de Dios y no según sus propios deseos, no según el mundo, solo según la palabra de Dios. La biblia dice que vivían en TODOS los mandamientos y ordenanzas del Señor, no solo los que les gustaba o eran bien lindos, TODOS los vivían. ¿Conoces la biblia para poder vivir los mandamientos del Señor? Pero necesitas del Señor para poderlos vivir. Entrega tu vida a él.

  1. Aconteció que ejerciendo Zacarías el sacerdocio delante de Dios.

La biblia nos enseña como Zacarías servía a Dios, era fiel a pesar de sus propias circunstancias y las de su esposa, pues no tenían hijo. En esa época, como hoy en día, tener hijos era de gran bendición y entre más tuvieran mayor la bendición. ¡que contraste con el pensamiento de hoy en día ¿no?!  Zacarías ejercía el sacerdocio, servía a Dios, todos los días de su vida. Servir a Dios no se refiere a servir solamente en la iglesia, se refiere a hacer todo para Dios, según lo que Dios pide, es decir a la manera de Dios y para su gloria. ¿lo que haces, sea lo que sea, lo haces para exaltar las excelencias del Señor? ¿Sirves a Dios según lo que dice la biblia? ¿te has preguntado si lo que haces agrada a Dios y le da la gloria?

  1. Y se le apareció un ángel del Señor

Aja, hoy no se nos va a aparecer un ángel y si eso pasa, corre, nada de eso es de Dios. Dios hoy nos habla por medio de Su palabra y si estamos viviendo los dos puntos anteriores, metiéndonos en la biblia, Dios nos hablará de forma personal. Será obvio, pero no será de la noche a la mañana. Dios envía a Gabriel para que le hable a Zacarías y éste debía oírle y creerle para luego vivir. Si no estás dispuesto de corazón a vivir todo lo que Dios te dice, él no va a perder Su tiempo contigo. Dios trabaja con aquellos que desean de corazón vivir la palabra de Dios. Si Dios te ha mostrado algo en su palabra que debes hacer o debes dejar de hacer, ¿ya lo estás viviendo de corazón? ¿es una vivencia constante? ¿lo haces de corazón, o buscando solo un beneficio de parte de Dios, es decir por conveniencia?

  1. porque tu oración ha sido oída.”

El último aspecto es tu oración fiel y persistente. Muchas de las cosas que pedimos a Dios no son contestadas por muchos factores, principalmente porque no estamos viviendo los anteriores principios de la palabra de Dios. Entre otras causas esta la falta de fidelidad nuestra en la oración. Zacarías seguía orando a pesar de las circunstancias o de lo imposible que fuera esa petición. Eran viejos y ella estéril, cualquiera diría ¡imposible! Y lo era, pero fue fiel y persistente. ¿Cuándo fue la última vez que tu oración fue respondida? ¿buscas siempre hacer la voluntad de Dios y pides lo que es la voluntad de Dios? ¿eres persistente en la oración? ¿eres perezoso para orar? ¿has experimentado la grandeza de Dios por ver respondidas tus oraciones “imposibles”?

Podemos aprender mucho mas acerca de este versículo, pero les animo a mirarlo una vez en su propia biblia y a seguir aprendiendo de esta pareja. Feliz día

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s