¿A qué te postras y a que adoras?

En Daniel capítulo 3 vemos un par de palabras que se repiten varias veces. Esas palabras son “Os postréis y adoréis”.

Nabucodonosor hace una estatua de oro, posiblemente por lo que ha escuchado de Daniel en el Capítulo 2, cuando Daniel le dice que él es la cabeza de oro de esa figura que soñó. Tal vez se llena de orgullo y decide hacer esta estatua de oro para que se postren ante ella y la alaben.  El que no lo hiciera le costaría la vida.

Daniel 3:4 – 7 “Y el pregonero anunciaba en alta voz: Mándase a vosotros, oh pueblos, naciones y lenguas,  que al oír el son de la bocina, de la flauta, del tamboril, del arpa, del salterio, de la zampoña y de todo instrumento de música, os postréis y adoréis la estatua de oro que el rey Nabucodonosor ha levantado;  y cualquiera que no se postre y adore, inmediatamente será echado dentro de un horno de fuego ardiendo. Por lo cual, al oír todos los pueblos el son de la bocina, de la flauta, del tamboril, del arpa, del salterio, de la zampoña y de todo instrumento de música, todos los pueblos, naciones y lenguas se postraron y adoraron la estatua de oro que el rey Nabucodonosor había levantado.”

Un paréntesis: que interesante ver  el lugar de la música en este asunto. Para que lo mastiquen y lo estudien. Cierro paréntesis  J

El rey de este mundo ha levantado tantas cosas, para que nos postremos y lo adoremos.  ¿Qué hará que nosotros dejemos de ser fieles a Dios?  ¿Que nos puede ofrecer el mundo, y el mismo diablo para que dejemos a Dios?

El rey Nabucodonosor les amenazo de muerte y fue mas que una amenaza,  llevó a estos tres amigos de Daniel al horno de fuego, calentado 7 veces. El diablo busca adoración y lo hará por medio de mil cosas en esta vida, especialmente las riquezas. Y rugirá y nos amenazará y probará nuestra fidelidad a Dios.

Sadrac, Medrac y Abec-nego, fueron fieles y dieron sus vidas antes que postrarse y adorar a esta estatua. “Sadrac, Mesac y Abed-nego respondieron al rey Nabucodonosor, diciendo: No es necesario que te respondamos sobre este asunto. He aquí nuestro Dios a quien servimos puede librarnos del horno de fuego ardiendo; y de tu mano, oh rey, nos librará. Y si no, sepas, oh rey, que no serviremos a tus dioses, ni tampoco adoraremos la estatua que has levantado. “

Postrarse implica servir, y adorar implica una entrega total. WoW. Estos jóvenes fueron fieles.  Dios fue fiel a ellos y aunque el horno fue calentado 7 veces, el fuego no tuvo efecto en estos jóvenes. Ellos sirven y adoran al verdadero Dios, al que es capaz de vencer en medio de la prueba. La razón es, Jesucristo está con nosotros.  “Y él dijo: He aquí yo veo cuatro varones sueltos, que se pasean en medio del fuego sin sufrir ningún daño; y el aspecto del cuarto es semejante a hijo de los dioses.”

Entonces Nabucodonosor no tiene que hacer sino adorar al verdadero Dios y ante lo que hizo con estos jóvenes.

“Entonces Nabucodonosor se acercó a la puerta del horno de fuego ardiendo, y dijo: Sadrac, Mesac y Abed-nego, siervos del Dios Altísimo, salid y venid. Entonces Sadrac, Mesac y Abed-nego salieron de en medio del fuego. Y se juntaron los sátrapas, los gobernadores, los capitanes y los consejeros del rey, para mirar a estos varones, cómo el fuego no había tenido poder alguno sobre sus cuerpos, ni aun el cabello de sus cabezas se había quemado; sus ropas estaban intactas, y ni siquiera olor de fuego tenían. Entonces Nabucodonosor dijo: Bendito sea el Dios de ellos, de Sadrac, Mesac y Abed-nego, que envió su ángel y libró a sus siervos que confiaron en él, y que no cumplieron el edicto del rey, y entregaron sus cuerpos antes que servir y adorar a otro dios que su Dios.  Por lo tanto, decreto que todo pueblo, nación o lengua que dijere blasfemia contra el Dios de Sadrac, Mesac y Abed-nego, sea descuartizado, y su casa convertida en muladar; por cuanto no hay dios que pueda librar como éste. Entonces el rey engrandeció a Sadrac, Mesac y Abed-nego en la provincia de Babilonia.”

¿Darías tu cuerpo, tu vida entera al único Dios? ¿Lo conoces tan bien que confías para vida o para muerte?  Póstrate y adora al Todopoderoso

Anuncios
Publicado en General | Deja un comentario

Que otros le den la gloria a Dios

El libro de Daniel es increíble, y en medio de la cautividad, este muchacho Daniel, toma la decisión de vivir para Dios en medio de un mundo hostil y controlado por el príncipe de la potestad del aire (efesios 2:1 – 3). Daniel desafía, no solo a los jóvenes sino también a los creyentes en general a vivir para él y llevarle la gloria en cada cosa que vivan.

En el capítulo 1:8 “Y Daniel propuso en su corazón no contaminarse con la porción de la comida del rey, ni con el vino que él bebía; pidió, por tanto, al jefe de los eunucos que no se le obligase a contaminarse.” Podemos ver como Daniel toma una decisión radical en su corazón y es la de no contaminarse con nada que el diablo o el mundo o su carne, le ofreciera para apartarse para Dios. Se consagró a Dios y le fue obediente según lo que la biblia le mostraba que hiciera.

Lo primero si queremos darle la gloria a Dios – debe ser el consagrarnos a Dios – el entregar nuestra vida a él y permitir que sea él quien la dirija aun si eso le cuesta la vida. Resultado de esa actitud hacia Dios fue que él le dio 10 veces mas sabiduría que todos los sabios en esa época.

En el capítulo 2 podemos ver una prueba grande de confianza en Dios por parte de Daniel. Nabucodonosor ha tenido un sueño y se le ha olvidado, él pide entonces que los sabios del reino le digan cual fue el sueño y cual es la interpretación y si no lo hacían, todos ellos iban a morir. Lo que para el hombre es imposible para Dios todo le es posible.  Llega la noticia a Daniel y le pide al rey tiempo para que Dios le diga el sueño y su interpretación

Capítulo 2: 14 -16 “Entonces Daniel habló sabia y prudentemente a Arioc, capitán de la guardia del rey, que había salido para matar a los sabios de Babilonia. Habló y dijo a Arioc capitán del rey: ¿Cuál es la causa de que este edicto se publique de parte del rey tan apresuradamente? Entonces Arioc hizo saber a Daniel lo que había. Y Daniel entró y pidió al rey que le diese tiempo, y que él mostraría la interpretación al rey.” Cuando hay situaciones difíciles y decisiones claves en nuestra vida, recurramos a Dios y pasemos tiempo con Dios, en Su palabra,  para buscar su voluntad, buscando la respuesta ante cada circunstancia.

Capítulo 2: 17 – 18 “Luego se fue Daniel a su casa e hizo saber lo que había a Ananías, Misael y Azarías, sus compañeros, para que pidiesen misericordias del Dios del cielo sobre este misterio, a fin de que Daniel y sus compañeros no pereciesen con los otros sabios de Babilonia.” Luego Daniel oró y pidió apoyo en oración a sus compañeros de milicia, a sus hermanos en Cristo.  Ora y ora mucho, hasta que Dios te conceda esa respuesta.

Capítulo 2: 19 – 23 “Entonces el secreto fue revelado a Daniel en visión de noche, por lo cual bendijo Daniel al Dios del cielo. Y Daniel habló y dijo: Sea bendito el nombre de Dios de siglos en siglos, porque suyos son el poder y la sabiduría. El muda los tiempos y las edades; quita reyes, y pone reyes; da la sabiduría a los sabios, y la ciencia a los entendidos. El revela lo profundo y lo escondido; conoce lo que está en tinieblas, y con él mora la luz. A ti, oh Dios de mis padres, te doy gracias y te alabo, porque me has dado sabiduría y fuerza, y ahora me has revelado lo que te pedimos; pues nos has dado a conocer el asunto del rey.” A Daniel le fue revelado el asunto y él en lo secreto adora y alaba a Dios y le conoce mejor. Cuando Dios te muestre Su Voluntad entonces alaba a Dios y dale gracias y deja que siga mostrándose y tu conociéndole.

En el resto del capítulo Daniel le cuenta al rey el sueño y su interpretación y es testimonio de Dios ante un rey que no conoce a Dios. Este rey que no conoce a Dios dice al final lo siguiente “Entonces el rey Nabucodonosor se postró sobre su rostro y se humilló ante Daniel, y mandó que le ofreciesen presentes e incienso.  El rey habló a Daniel, y dijo: Ciertamente el Dios vuestro es Dios de dioses, y Señor de los reyes, y el que revela los misterios, pues pudiste revelar este misterio. Entonces el rey engrandeció a Daniel, y le dio muchos honores y grandes dones, y le hizo gobernador de toda la provincia de Babilonia, y jefe supremo de todos los sabios de Babilonia. Y Daniel solicitó del rey, y obtuvo que pusiera sobre los negocios de la provincia de Babilonia a Sadrac, Mesac y Abed-nego; y Daniel estaba en la corte del rey.” Capítulo 2:47 – 49. Dios es honrado, conocido, exaltado y alabado, por este rey Nabucodonosor. Daniel es prosperado y ahora esta al lado del rey y tiene mayor influencia para contar a otros de Dios, el único que puede revelar y hacer lo imposible.

Todo empieza en el corazón, una consagración a Dios. Sigue con buscar a Dios en cada circunstancia de la vida, dependiendo de él, aun a riesgo de muerte, orando en compañía de sus compañeros de milicia. Continua con darle la gloria a Dios en lo secreto y contar a otros su palabra. Entonces Dios es glorificado cuando le honramos en público con nuestra vida y otros conocen a nuestro buen Dios.

¿te animas a vivir como Daniel?

 

 

Publicado en General | Deja un comentario

Que Vale más…

“Más vale un puño lleno con descanso, que ambos puños llenos con trabajo y aflicción de espíritu.”  Eclesiastés 4:6

Más y más vamos entendiendo lo que Dios tiene para nosotros. ¿Quién puede comprar esa paz y ese descanso?  Dios nos dice que cuando tenemos lo necesario aun poco, podemos vivir con esa paz que solo Dios da. Algunos Versos relacionados

“Mejor es lo poco del justo, Que las riquezas de muchos pecadores”. Salmo 37:16

“Mejor es lo poco con el temor de Jehová, Que el gran tesoro donde hay turbación.” Proverbios 15:16

“Mejor es lo poco con justicia Que la muchedumbre de frutos sin derecho.” Proverbios 16:8

Que tremendo lo que Dios nos dice ¿¿no??  Es clave evaluar nuestras motivaciones y pesar entre lo que somos y tenemos delante de Dios y entre lo que somos y tenemos delante del mundo.

La frase “aflicción de espíritu” es solo del libro de Eclesiastés, asociado con la vanidad  y el único verso de “llenos de trabajo” es Eclesiastés 4:6.

¿Cuánto nos cuesta las cosas? Nos cuesta mucho trabajo y aflicción de espíritu? ¿vale la pena matarse trabajando, teniendo lo básico?

“Mejor es un bocado seco, y en paz, Que casa de contiendas llena de provisiones”.  Proverbios  17:1

Mira lo que dice la palabra de Dios en 1 de Timoteo 6:6 – 10

“Pero gran ganancia es la piedad acompañada de contentamiento;   porque nada hemos traído a este mundo, y sin duda nada podremos sacar.  Así que, teniendo sustento y abrigo, estemos contentos con esto.  Porque los que quieren enriquecerse caen en tentación y lazo, y en muchas codicias necias y dañosas, que hunden a los hombres en destrucción y perdición; porque raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores.”

La biblia también dice en 2 de Tesalonicenses 3:6 – 13

“Pero os ordenamos, hermanos, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que os apartéis de todo hermano que ande desordenadamente, y no según la enseñanza que recibisteis de nosotros. Porque vosotros mismos sabéis de qué manera debéis imitarnos; pues nosotros no anduvimos desordenadamente entre vosotros, ni comimos de balde el pan de nadie, sino que trabajamos con afán y fatiga día y noche, para no ser gravosos a ninguno de vosotros; no porque no tuviésemos derecho, sino por daros nosotros mismos un ejemplo para que nos imitaseis. Porque también cuando estábamos con vosotros, os ordenábamos esto: Si alguno no quiere trabajar, tampoco coma. Porque oímos que algunos de entre vosotros andan desordenadamente, no trabajando en nada, sino entremetiéndose en lo ajeno. A los tales mandamos y exhortamos por nuestro Señor Jesucristo, que trabajando sosegadamente, coman su propio pan. Y vosotros, hermanos, no os canséis de hacer bien.”

Que estos versículos sean de gran bendición para todos. Feliz resto de día para todos

Publicado en General | Deja un comentario

Vivir para trabajar o trabajar para vivir

“¡Que el hombre trabaje con sabiduría, y con ciencia y con rectitud, y que haya de dar su hacienda a hombre que nunca trabajó en ello! También es esto vanidad y mal grande. Porque ¿qué tiene el hombre de todo su trabajo, y de la fatiga de su corazón, con que se afana debajo del sol?  Porque todos sus días no son sino dolores, y sus trabajos molestias; aun de noche su corazón no reposa. Esto también es vanidad. No hay cosa mejor para el hombre sino que coma y beba, y que su alma se alegre en su trabajo. También he visto que esto es de la mano de Dios. Porque ¿quién comerá, y quién se cuidará, mejor que yo? Porque al hombre que le agrada, Dios le da sabiduría, ciencia y gozo; mas al pecador da el trabajo de recoger y amontonar, para darlo al que agrada a Dios. También esto es vanidad y aflicción de espíritu.” Eclesiastés 2:21 – 26

Hay tanta enseñanza en este pasaje y tanto con que nos podemos identificar si lo comparamos con nuestro país en estos momentos. Lo triste es que un creyente siga viviendo en ese afán y en esa “esclavitud” del trabajo, donde vive para trabajar solamente.

Dios ideo el trabajo con el propósito de dar los recursos necesarios para vivir. Además Dios nos da el trabajo como ese “campo” para regar la buena semilla del evangelio en los corazones de los hombres. Ahora bien, que trabajes bien, como para el Señor, se diligente, trabaja con calidad, honra a tu jefe, que lo que hagas glorifique al Señor, si te pagan por 8 horas de trabajo trabaja esas horas y no le robes a la empresa trabajando menos.

Pero el trabajo se puede convertir en algo tormentoso, lleno de dolores y molestias si decidimos vivir para trabajar, se convierte en el centro y en el todo de nuestra vida. Muchas veces somos nosotros quienes hacemos de nuestro trabajo un ídolo y nos alejamos de Dios, tan así que ni en la noche tenemos descanso. ¿Eso es vida? ¿es la vida que Dios ofrece? ¡Para nada!.

Disfruta tu trabajo, y que no sea una carga para tu vida y tu familia. ¿Qué quiere Dios? Que comas, y bebas y que tu alma se alegre de tu trabajo.  Dios les dará sabiduría, ciencia y gozo. Ese gozo que recibe es de parte de Dios.

Publicado en General | Deja un comentario

Algunos de Filipenses

El libro de Filipenses nos habla de Pablo como ese misionero fiel que ha dado su vida por causa de la obra, de las almas de los hombres. Contrario a Jonás, él se goza de la proclamación del evangelio como dice en el verso 14 y 18 del capítulo 1 Y la mayoría de los hermanos, cobrando ánimo en el Señor con mis prisiones, se atreven mucho más a hablar la palabra sin temor.” “¿Qué, pues? Que no obstante, de todas maneras, o por pretexto o por verdad, Cristo es anunciado; y en esto me gozo, y me gozaré aún.”

Pablo ve aun el padecimiento suyo por la causa de Cristo, como un honor como lo dice en el verso 29 y 30 del mismo capítulo Porque a vosotros os es concedido a causa de Cristo, no sólo que creáis en él, sino también que padezcáis por él, teniendo el mismo conflicto que habéis visto en mí, y ahora oís que hay en mí.”

El capítulo 2 es un capitulo bien bonito pues nos habla del Señor Jesucristo y cómo se humillo en obediencia hasta la muerte y muerte de cruz dándonos ejemplo y diciéndonos que obedezcamos de la misma forma. En el verso 12 y 13 nos dice “Por tanto, amados míos, como siempre habéis obedecido, no como en mi presencia solamente, sino mucho más ahora en mi ausencia, ocupaos en vuestra salvación con temor y temblor, porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad.”  Ocúpate en la salvación que Él te ha dado con temor y temblor, le costó la vida a nuestro Señor, lo dio todo por nosotros, ¿no debiéramos darlo todo también por Él? ¿En que nos ocupamos cada día? A veces ni tendremos el deseo, pero Dios nos da el querer como el hacer, nos da todo. ¿Cuál es la excusa entonces? El ocuparse tiene el propósito de llevar a otros a Cristo, que vean a Cristo en nuestras vidas, es decir en la causa.

Quisiera destacar por ultimo el verso 4 al 7 del capítulo 4. “Regocijaos en el Señor siempre. Otra vez digo: ¡Regocijaos! Vuestra gentileza sea conocida de todos los hombres. El Señor está cerca.  Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias.  Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús.”  

Dios nos da un mandamiento y es a regocijarnos en el Señor. Es un gozo inmenso, grande, pero es en el Señor. Si no estamos todos los días en el Señor, no podremos gozarnos ni regocijarnos.  Es regocijo debe ser siempre, ¿Cuándo? SIEMPRE. Entonces ¿Por qué tu cara de aburrido y de falta de gozo? No estas bien con el Señor y/o no estas invirtiendo en Su causa.

Otro mandato que nos da Dios en su palabra es a ser gentiles y que seamos conocidos por esa cualidad en nuestra vida. Pero cuidado, podemos ser tan gentiles con todo el mundo y menos con los de nuestra familia, ¿cierto? Cuidémonos de hacer esto pues es una actitud hipócrita. Dice el pasaje “delante de todos los hombres” y eso incluye los mas cercanos. No seamos ásperos con nuestras esposas, con nuestros hijos o familiares, ni con nuestros amigos y menos con aquellos a quienes ni conocemos bien. Seamos gentiles como Jesús lo fue con todos los hombres.

¿Qué nos quita el gozo y la gentileza? El afán, el andar desenfocados en las cosas del mundo. La solución es orar y confiar en Dios quien nos da la paz suya.

Hermanos, es clave que sigamos fieles al Señor, enfocados en su causa, gozándonos en invertir en las almas de los hombres, ocupados en lo eterno , sin estar afanados en este mundo. Mantente en el Señor, ora mucho. Feliz día

 

Publicado en General | Deja un comentario

Tratando con el enojo

En los dos últimos capítulos de Jonás podemos ver como este hombre se enoja ante la salvación de los hombres de Nínive.

Ante la prédica de Jonás por tres días (nos recuerda la cruz de Cristo) pasando por toda la ciudad.

Todo comenzó con creerle A Dios. Y los hombres de Nínive creyeron a Dios, y proclamaron ayuno, y se vistieron de cilicio desde el mayor hasta el menor de ellos.”

Ante la predicación hubo arrepentimiento de corazón. Desde el rey hasta las bestias, estuvieron humillados delante de Dios, clamando misericordia, pues sabían lo que merecían a causa de su pecado. Así como nosotros un día clamamos a Dios y recibimos Su misericordia y su amor, debemos proclamar el mismo evangelio de salvación para que otros se humillen ante Dios, le crean y reciban perdón de pecados por Su nombre, el nombre de Jesús.

Dios ve su conversión genuina, de corazón y en el capítulo 4 Jonás se enoja, se apesadumbra, se entristece porque Dios no los destruyó. Verso 1 “Pero Jonás se apesadumbró en extremo, y se enojó.”

Jonás se enoja por lo que Dios es y no esta de acuerdo con él. en lo que ha hecho.  Verso 2 y 3 “Y oró a Jehová y dijo: Ahora, oh Jehová, ¿no es esto lo que yo decía estando aún en mi tierra? Por eso me apresuré a huir a Tarsis; porque sabía yo que tú eres Dios clemente y piadoso, tardo en enojarte, y de grande misericordia, y que te arrepientes del mal. Ahora pues, oh Jehová, te ruego que me quites la vida; porque mejor me es la muerte que la vida.”  Tanto se enojó que quería que le quitara la vida. Ahora bien, la biblia dice que esta es una oración a Dios, aunque honesta de parte de Jonás, es una oración de rebeldía, de desacuerdo, de enojo. ¡oh, si Dios nos contestara esas oraciones!

Dios pregunta en el verso 4 “Y Jehová le dijo: ¿Haces tú bien en enojarte tanto?” y es la misma pregunta que Dios nos hace cuando nos enojamos. ¿hacemos bien en enojarnos por tal situación? Puede ser que no estemos bien con Dios, no estemos de acuerdo con lo que dice, no nos queremos alinear con lo que Dios es y la forma como ve y hace las cosas, etc. La respuesta ante esa clase de enojo es “no haces bien” estas pecando contra Dios. “pero tengo derecho de enojarme”, bueno si, pero no quiere decir que haces bien en enojarte de esa manera. ¿Cuál es tu justificación? ¿le servirá a Dios es justificación?
Dios trata con el enojo de Jonás y permite otra situación con una calabacera. Verso 9 – 11 “Entonces dijo Dios a Jonás: ¿Tanto te enojas por la calabacera? Y él respondió: Mucho me enojo, hasta la muerte. Y dijo Jehová: Tuviste tú lástima de la calabacera, en la cual no trabajaste, ni tú la hiciste crecer; que en espacio de una noche nació, y en espacio de otra noche pereció. ¿Y no tendré yo piedad de Nínive, aquella gran ciudad donde hay más de ciento veinte mil personas que no saben discernir entre su mano derecha y su mano izquierda, y muchos animales?”

Jonás es una persona que Dios quiere usar para predicar un mensaje de salvación, pero él solo esta pensando en lo suyo, en sus derechos, en sus deseos. Se pone bravo con la calabacera porque le afecta directamente su vida, su bienestar. Dios ve otras cosas, Dios ve las almas de los hombres y ve su rescate por medio de la predicación del mensaje de salvación.

¿Cómo vemos las almas de los hombres? Ojala que las veas como Dios las ve, yendo a un infierno eterno por causa del pecado. Por eso necesitan escuchar el evangelio, pero necesitan ver una vida llena de misericordia, alineada con Dios, no una vida que solo piensa en si misma y en su solo bienestar y comodidad y llena de caprichos.

Alineate con Dios, con su corazón y entonces verás la vida de otra manera, verás las almas de los hombres como Dios las ve, con Misericordia y amor.

 

Publicado en General | Deja un comentario

Algunos de Jonas 1

Hoy quisiera compartirles varias cosas que podemos ver en el primer capítulo del libro de Jonás.

El libro empieza diciendo “Vino palabra de Jehová a Jonás…” Dios me recordaba que él tiene un mensaje personal para mí, todos los días de mi vida. Dios sabe lo que necesito oír cada día. Debemos siempre estar atentos y meditar sobre lo que dice, sobre lo que me dice a mi en particular.

El primer capítulo habla de la desobediencia a Dios por parte de Jonás, pero ante ese mandato de Dios a Jonás ¿tu que hubieras hecho? Jonás es un hombre común y corriente y que falla, que desobedece a Dios. Aquí vemos las consecuencias de su desobediencia, como siempre las habrá cuando desobedecemos a Dios.

“Pero Jehová hizo levantar un gran viento en el mar, y hubo en el mar una tempestad tan grande que se pensó que se partiría la nave. Y los marineros tuvieron miedo, y cada uno clamaba a su dios; y echaron al mar los enseres que había en la nave, para descargarla de ellos. Pero Jonás había bajado al interior de la nave, y se había echado a dormir.”  En los versos 4 y 5 vemos que la nave está en peligro con todos sus tripulantes y Jonás ¿Dónde está? Está durmiendo. ¿Queeeeé? ¿Durmiendo? Si, la verdad le importaba poco lo que pudiera pasar, era indiferente ante la situación. ¿Qué tan indolentes somos ante la salvación de los que están a nuestro alrededor? ¿es pereza, es indiferencia? Esta actitud se ve cuando estamos alejados de Dios y no estamos haciendo Su voluntad.

“Y el patrón de la nave se le acercó y le dijo: ¿Qué tienes, dormilón? Levántate, y clama a tu Dios; quizá él tendrá compasión de nosotros, y no pereceremos.” En el verso 6 podemos ver que conocían a Jonás y sabían en quien creía. ¿Y si Jonás hubiera orado, hubiera clamado? ¿Oras por el mundo perdido?

“Él les respondió: Tomadme y echadme al mar, y el mar se os aquietará; porque yo sé que por mi causa ha venido esta gran tempestad sobre vosotros.” Ante la pregunta “¿Qué haremos contigo para que el mar se nos aquiete?” Jonás dice que lo echen al mar porque sabe que ha acontecido esto por su causa. Lo que efectivamente hacen y el mar se aquieta y los hombres temen a Jehová. ¿Las consecuencias de nuestra desobediencia a Dios es la condenación de las almas de los hombres que están a nuestro alrededor? Ohhh si, nuestra desobediencia a Dios afecta a otros y les condena.

“Pero Jehová tenía preparado un gran pez que tragase a Jonás; y estuvo Jonás en el vientre del pez tres días y tres noches.” ¡Cuan misericordioso es Dios! La solución ante nuestro pecado es Cristo. Debes morir a tu pecado, recuerdan “la paga del pecado es muerte” y es ahí donde cobra vida este versículo. Dios había preparado a Jesús para que hiciera su obra en la cruz del calvario para pagar por tus pecados, muriendo por nuestros pecados y resucitando al tercer día para darnos vida eterna. Debes permanecer muerto en Cristo para que Cristo pueda vivir en ti. Gálatas 2:20 dice “Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí.”

Si no tenemos una actitud de arrepentimiento constante en nuestra vida, muriendo a nosotros mismos, causaremos muerte a nuestro alrededor, pues mas y mas hombres estarán condenados porque somos desobedientes a Su mandato de ir y proclamar el evangelio. La solución: morir a nosotros mismos y permitir que Cristo viva su vida en mí

Feliz día!

Publicado en General | Deja un comentario