Defínete

“15 Y si mal os parece servir a Jehová, escogeos hoy a quién sirváis; si a los dioses a quienes sirvieron vuestros padres, cuando estuvieron al otro lado del río, o a los dioses de los amorreos en cuya tierra habitáis; pero yo y mi casa serviremos a Jehová. 16  Entonces el pueblo respondió y dijo: Nunca tal acontezca, que dejemos a Jehová para servir a otros dioses; 17  porque Jehová nuestro Dios es el que nos sacó a nosotros y a nuestros padres de la tierra de Egipto, de la casa de servidumbre; el que ha hecho estas grandes señales, y nos ha guardado por todo el camino por donde hemos andado, y en todos los pueblos por entre los cuales pasamos. 18  Y Jehová arrojó de delante de nosotros a todos los pueblos, y al amorreo que habitaba en la tierra; nosotros, pues, también serviremos a Jehová, porque él es nuestro Dios. 19  Entonces Josué dijo al pueblo: No podréis servir a Jehová, porque él es Dios santo, y Dios celoso; no sufrirá vuestras rebeliones y vuestros pecados. 20  Si dejareis a Jehová y sirviereis a dioses ajenos, él se volverá y os hará mal, y os consumirá, después que os ha hecho bien. 21  El pueblo entonces dijo a Josué: No, sino que a Jehová serviremos. 22  Y Josué respondió al pueblo: Vosotros sois testigos contra vosotros mismos, de que habéis elegido a Jehová para servirle. Y ellos respondieron: Testigos somos. 23  Quitad, pues, ahora los dioses ajenos que están entre vosotros, e inclinad vuestro corazón a Jehová Dios de Israel. 24  Y el pueblo respondió a Josué: A Jehová nuestro Dios serviremos, y a su voz obedeceremos.” Josué 24: 15 – 24

Josué esta hablando a su pueblo y exhortándoles a continuar con la conquista de la tierra prometida. Hasta aquí de la mano de Josué, Dios ha dado tremendas victorias y el pueblo ha sido testigo del poder de Dios. Sin embargo el pueblo se ha ido tras los ídolos y no esta viviendo los mandatos de Dios. Es por esa razón que Dios usa a Josué y les confronta en cuanto a vivir para el Señor.

Varias enseñanzas que Dios nos da en este pasaje:

  1. Define a quien vas a servir:

“Y si mal os parece servir a Jehová, escogeos hoy a quién sirváis; si a los dioses a quienes sirvieron vuestros padres, cuando estuvieron al otro lado del río, o a los dioses de los amorreos en cuya tierra habitáis; pero yo y mi casa serviremos a Jehová.”

  • Define a quien es mejor servir, si a Dios o a los ídolos, a nuestras costumbres, o al mundo.
  • Define de forma personal
  • Define de forma familiar
  • Define algo firme, certero, de largo alcance, decide de corazón y con convicción.

  1. Lo que definas afectará a otros

“Entonces el pueblo respondió y dijo: Nunca tal acontezca, que dejemos a Jehová para servir a otros dioses; porque Jehová nuestro Dios es el que nos sacó a nosotros y a nuestros padres de la tierra de Egipto, de la casa de servidumbre; el que ha hecho estas grandes señales, y nos ha guardado por todo el camino por donde hemos andado, y en todos los pueblos por entre los cuales pasamos. Y Jehová arrojó de delante de nosotros a todos los pueblos, y al amorreo que habitaba en la tierra; nosotros, pues, también serviremos a Jehová, porque él es nuestro Dios.”

  • Afectará tu andar con Dios
  • Afectará tu familia
  • Afectará a los inconstantes
  • Afectará a los de poco ánimo
  • Afectará a los que van bien
  • Afectará la obra del Señor
  • Afectará a los enemigos de la cruz
  • Afectará las decisiones de otros
  • Afectará el nombre del Señor

  1. Define servirle en santidad

“Entonces Josué dijo al pueblo: No podréis servir a Jehová, porque él es Dios santo, y Dios celoso; no sufrirá vuestras rebeliones y vuestros pecados. Si dejareis a Jehová y sirviereis a dioses ajenos, él se volverá y os hará mal, y os consumirá, después que os ha hecho bien. El pueblo entonces dijo a Josué: No, sino que a Jehová serviremos.”

  • No se puede servir a Dios con ídolos en el corazón
  • No se puede servir a Dios siendo rebeldes a lo que Él mandó
  • No se puede servir a Dios sin arrepentimiento genuino
  • No se puede servir a Dios siendo desagradecidos con lo que Él ha hecho en nosotros.
  • No se puede servir a Dios sin una decisión radical de corazón

  1. Define ponerlo por obra

“Y Josué respondió al pueblo: Vosotros sois testigos contra vosotros mismos, de que habéis elegido a Jehová para servirle. Y ellos respondieron: Testigos somos.  Quitad, pues, ahora los dioses ajenos que están entre vosotros, e inclinad vuestro corazón a Jehová Dios de Israel. Y el pueblo respondió a Josué: A Jehová nuestro Dios serviremos, y a su voz obedeceremos.”

  • Lo que tu decidas hacer es tu responsabilidad delante de Dios
  • Quita todo lo que no permita servir a Dios como debe ser
  • Inclina tu corazón a hacer lo que Dios te ha dicho que hagas
  • Has un compromiso público, que se note tu decisión en acción.

Feliz Día

Anuncios
Publicado en General | Deja un comentario

¿A quién buscamos en momentos de crisis?

En 2 de Reyes 1 podemos ver la dureza del ser humano, que en momentos de crisis buscan en todo lado y todo lugar una esperanza, menos en Dios. Aún, muchos sabiendo de Dios, no buscan a Dios. Lo más triste es que así somos muchos discípulos de Jesucristo.

Y Ocozías cayó por la ventana de una sala de la casa que tenía en Samaria; y estando enfermo, envió mensajeros, y les dijo: Id y consultad a Baal-zebub dios de Ecrón, si he de sanar de esta mi enfermedad. Entonces el ángel de Jehová habló a Elías tisbita, diciendo: Levántate, y sube a encontrarte con los mensajeros del rey de Samaria, y diles: ¿No hay Dios en Israel, que vais a consultar a Baal-zebub dios de Ecrón? Por tanto, así ha dicho Jehová: Del lecho en que estás no te levantarás, sino que ciertamente morirás. Y Elías se fue.” 2 de Reyes 1: 2 – 4

El Rey Ocozías cae enfermo y en lugar de buscar a Dios, manda busca a otros dioses, la respuesta a su enfermedad. Dios, le deja saber por medio del profeta Elías, que por no buscar a Dios, no consultarle, morirá. Dos aplicaciones sencillas:

  • Como creyentes ¿A quien buscamos en momentos difíciles, en momentos de crisis? ¿Cuál es nuestra reacción inmediata ante sucesos inesperados?
  • Si no tienes una relación personal con Jesús según la palabra de Dios, tú estás condenado a una muerte eterna lejos del Señor. Necesitas de Cristo. Tu enfermedad se llama pecado y no se cura con buenas obras, o por ser buena gente o por obras de caridad o siquiera intentar vivir los 10 mandamientos, se cura solo con aceptar por fe, la obra del Señor Jesucristo en la cruz del calvario y luego resucitar de entre los muertos para nunca más morir. Él te ofrece perdón de pecados y vida eterna con él. ¿SI mueres para donde irás el día de hoy?

“Cuando los mensajeros se volvieron al rey, él les dijo: ¿Por qué os habéis vuelto? Ellos le respondieron: Encontramos a un varón que nos dijo: Id, y volveos al rey que os envió, y decidle: Así ha dicho Jehová: ¿No hay Dios en Israel, que tú envías a consultar a Baal-zebub dios de Ecrón? Por tanto, del lecho en que estás no te levantarás; de cierto morirás. Entonces él les dijo: ¿Cómo era aquel varón que encontrasteis, y os dijo tales palabras? Y ellos le respondieron: Un varón que tenía vestido de pelo, y ceñía sus lomos con un cinturón de cuero. Entonces él dijo: Es Elías tisbita.” 2 de Reyes 1: 5 – 8

Vemos en esta porción la fidelidad de los mensajeros. Elías es un buen mensajero y cumple la parte que Dios le dio. Los mensajeros del rey deciden creerle a Dios y vuelven para darle al rey ese corto mensaje pero de gran importancia, lo que podría haber cambiado su vida. Dos aplicaciones:

  • Seamos fieles en creerle a Dios y llevemos el mensaje de salvación a aquellos que están condenados a una muerte eterna. Si decimos que le creemos a Dios, creeremos entonces que todos aquellos que no tienen a Cristo en Su corazón irán al infierno eterno, así dice la biblia y fue la razón por la cual Jesucristo vino al mundo.
  • Cada persona debe tomar una decisión respecto al evangelio de Jesucristo, o acepta a Jesucristo y su obra en la cruz y le entrega su vida, o simplemente le rechaza y va en su contra. Jesús mismo dijo: “El que no es conmigo, contra mí es; y el que conmigo no recoge, desparrama”. Lucas 11:23

“Luego envió a él un capitán de cincuenta con sus cincuenta, el cual subió a donde él estaba; y he aquí que él estaba sentado en la cumbre del monte. Y el capitán le dijo: Varón de Dios, el rey ha dicho que desciendas. Y Elías respondió y dijo al capitán de cincuenta: Si yo soy varón de Dios, descienda fuego del cielo, y consúmate con tus cincuenta. Y descendió fuego del cielo, que lo consumió a él y a sus cincuenta. Volvió el rey a enviar a él otro capitán de cincuenta con sus cincuenta; y le habló y dijo: Varón de Dios, el rey ha dicho así: Desciende pronto. Y le respondió Elías y dijo: Si yo soy varón de Dios, descienda fuego del cielo, y consúmate con tus cincuenta. Y descendió fuego del cielo, y lo consumió a él y a sus cincuenta. Volvió a enviar al tercer capitán de cincuenta con sus cincuenta; y subiendo aquel tercer capitán de cincuenta, se puso de rodillas delante de Elías y le rogó, diciendo: Varón de Dios, te ruego que sea de valor delante de tus ojos mi vida, y la vida de estos tus cincuenta siervos. He aquí ha descendido fuego del cielo, y ha consumido a los dos primeros capitanes de cincuenta con sus cincuenta; sea estimada ahora mi vida delante de tus ojos. Entonces el ángel de Jehová dijo a Elías: Desciende con él; no tengas miedo de él. Y él se levantó, y descendió con él al rey.” 2 de Reyes 1: 9 – 15

En este capítulo además vemos la diferencia entre un creyente normal y un creyente con el poder de Dios. El rey manda a buscar a Elías, y no para invitarle a comer ese día. Lo quería muerto. ¿Qué hizo Elías? ¿Se agarró a correr?, ¿no salió de noche? ¿se fue del país? ¿Buscó a un amigo del ejército? Jajajaja, perdón pero no fue así. Confió en Aquel que era Su Señor. Elías tenía una relación con Dios, y por consiguiente el respaldo de Dios. Además no se apresuró a tomar decisiones, dependía de Dios y Dios le guiaba para seguir o no a estos soldados. Como aplicación podemos ver lo siguiente:

  • En momentos difíciles, aun de persecución, ¿En quién confiamos y cuál es nuestra reacción natural?
  • Elías demostró que tenía una relación y Dios lo respalda, lo protege del enemigo. ¿Cómo es tu relación con Dios? ¿En una situación como la que vivió Elías, podrías decir que eres hombre /mujer de Dios y Dios te respaldaría?

“Y le dijo: Así ha dicho Jehová: Por cuanto enviaste mensajeros a consultar a Baal-zebub dios de Ecrón, ¿no hay Dios en Israel para consultar en su palabra? No te levantarás, por tanto, del lecho en que estás, sino que de cierto morirás. Y murió conforme a la palabra de Jehová, que había hablado Elías. Reinó en su lugar Joram, en el segundo año de Joram hijo de Josafat, rey de Judá; porque Ocozías no tenía hijo. Los demás hechos de Ocozías, ¿no están escritos en el libro de las crónicas de los reyes de Israel?” 2 de Reyes 1:16 – 18

Termina el capítulo con la muerte de Ocozías y vemos como Dios cumple Su palabra, conforme a lo que Elías había trasmitido. Aplicando en nuestra vida con lo siguiente:

  • La biblia se cumple siempre, nuestra decisión es creerla o no. Ocozías siguió duro de corazón y no buscó a Dios, sino que se mantuvo en esa decisión. Si Dios lo hizo en la vida de Ocozías, ¿Será diferente en tu vida si te mantienes duro de corazón?
  • ¿Cómo terminará tu vida? ¿Cómo serás conocido en la eternidad? ¿Serás conocido por ser rebelde o por ser hombre/mujer de Dios?

Buen día para todos

Publicado en General | Deja un comentario

¡Conoce al Señor!

Leyendo Oseas 2:18 – 20 que dice

“En aquel tiempo haré para ti pacto con las bestias del campo, con las aves del cielo y con las serpientes de la tierra; y quitaré de la tierra arco y espada y guerra, y te haré dormir segura.Y te desposaré conmigo para siempre; te desposaré conmigo en justicia, juicio, benignidad y misericordia. Y te desposaré conmigo en fidelidad, y conocerás a Jehová.”

Podemos ver que Dios con Israel hace pactos, y uno en especial con este pueblo, Su pueblo, un pacto gigante y fuerte como lo es el del matrimonio, y se compromete a ser su esposo, en términos de justicia, juicio, benignidad y misericordia.  Es un compromiso eterno, es un compromiso en fidelidad y entonces conocerán a Dios.

Conocer a Dios se hace realidad haciendo compromisos fuertes con Él. Permanecer en SU palabra de forma personal y fiel, es uno de esos compromisos, llevando a cabo las cosas que allí están escritas. Otro aspecto es crecer bajo la estructura que Dios ha establecido para el día de hoy, la iglesia, en forma práctica a través del discipulado, entendiendo que somos discípulos del Señor Jesucristo y que a través de sus siervos, los pastores, Dios desea perfeccionarnos y así servir a nuestro buen Dios a la manera de él.

Dios hace esa clase de compromisos y Él espera que hagamos esa misma clase de compromisos, ¿Estás dispuesto a hacer estos dos compromisos? ¿Estás dispuesto a confirmar y permanecer fieles a esos compromisos hasta la muerte? Dios entonces se manifestará de forma increíble en nuestras vidas y a través de nuestras vidas.

Luego Oseas 4:8

“Mi pueblo fue destruido, porque le faltó conocimiento. Por cuanto desechaste el conocimiento, yo te echaré del sacerdocio; y porque olvidaste la ley de tu Dios, también yo me olvidaré de tus hijos.”

Al llegar a este verso podemos aprender que por falta de conocimiento de Dios, el pueblo es destruido. Se da por desechar el conocimiento de Dios a través de su palabra, despreciando su palabra. La biblia nos dice que podemos ser echados de Su servicio y vivir sin el cuidado y provisión de Dios, sin tener fruto en nuestras vidas como creyentes.

¡Qué miedo! ¿Qué terrible sería esto en nuestras vidas cierto? Dios mismo nos da una advertencia a través del libro de Oseas, a no dejar de conocerlo, a no dejar de estar en su palabra, a permitir a Dios obrar y no tratar nosotros de hacer Su obra.

Hoy, seamos más fieles en esos compromisos que hacemos con Dios, compromisos por amor a Dios por causa de Jesucristo. El manifestó su amor e hizo compromisos con Su Padre Celestial, para que tú y yo fuéramos salvos e instrumentos de justicia en sus manos, que por amor nos entreguemos a Él y vivamos para Él.

Feliz Día para todos

Publicado en General | Deja un comentario

¿Conoces a Jehová?

Al preguntar por alguien en particular, viene muchas cosas a nuestra cabeza, ¿cierto? Por ejemplo si preguntamos ¿Quién es Neymar? Podríamos pensar que es un buen jugador, que es de la selección de Brasil, pero que es un simulador de faltas, que es un buen actor en la cancha, etc,  Viene a nuestra mente cosas buenas y otras no tan buenas.

Nuestro nombre dice mucho a los que nos conocen, pues ese nombre va relacionado con nuestro carácter, nuestra personalidad, nuestra vida, lo que somos sea bueno o sea malo. Hay una relación entre nuestro nombre y lo que somos ¿cierto?

Miren este verso por favor

“En ti confiarán los que conocen tu nombre, Por cuanto tú, oh Jehová, no desamparaste a los que te buscaron” Salmo 9:10

Dios dice en su palabra que podemos confiar en los que conocemos su nombre. En la medida que conocemos a Dios y sus diferentes nombres en la Biblia, podemos ver quien es él y como podemos relacionarnos con él. Al conocerlo podemos ver su carácter, podemos ver lo que es capaz de hacer. Unos ejemplos

Salmo 9:2 “Me alegraré y me regocijaré en ti; Cantaré a tu nombre, oh Altísimo.” Vemos que su nombre es Altísimo, que está sobre todo y sobre todos. Nos da confianza el saber que es así.

Salmo 5:2 “Está atento a la voz de mi clamor, Rey mío y Dios mío, porque a ti oraré” Vemos que él es Rey y Dios, que él reina, gobierna y es dignos de adoración.

Éxodo 34:14  “Porque no te has de inclinar a ningún otro dios, pues Jehová, cuyo nombre es Celoso, Dios celoso es.” Jehová significa “el que existe” y nos dice que otro de sus nombres es Celoso, pues no quiere que seamos de alguien más, nos anhela, nos quiere para él solo.

Salmo 10:16 “Jehová es Rey eternamente y para siempre; de su tierra han perecido las naciones” Él es REY para SIEMPRE. Nos da confianza ¿cierto? Y si es Rey para siempre, ¿será que algo se le sale de Su control, de Su gobierno, de Sus manos?

1 Samuel 15:2  “Así ha dicho Jehová de los ejércitos: Yo castigaré lo que hizo Amalec a Israel al oponérsele en el camino cuando subía de Egipto.” Jehová Sabbaoth en el griego, es El que existe para pelear mis batallas a favor de Su causa, y al saberlo y conocerlo nos da confianza.

Te animo que al leer la palabra de Dios, conozcas a Dios, conozcan sus nombres, conozcas quien es él y lo que hace, lo que nos dará confianza plena y llegarás a alegrarte en Él, llegarás a alabarle, llegarás a amarle, llegarás a proclamarle.

“Pero alégrense todos los que en ti confían; Den voces de júbilo para siempre, porque tú los defiendes; En ti se regocijen los que aman tu nombre. Porque tú, oh Jehová, bendecirás al justo; Como con un escudo lo rodearás de tu favor.” Salmo 5:11 – 12

Por último, Dios desea que cada uno de nosotros sus hijos, sea como Él es. ¿Cómo somos conocidos? Si preguntan por nosotros ¿Qué diría la gente? ¿Podrían confían en nosotros? ¿Verían a Dios en nosotros?

Buen día para todos, un abrazo grande

 

 

Publicado en General | Deja un comentario

El sacerdocio del creyente

La biblia nos dice en Apocalípsis 1:6 que Jesucristo nos hizo reyes y sacerdotes para Dios.

Romanos 12: 1 – 2 nos dice “Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional. No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.” Es decir que nuestras propias vidas son esos “sacrificios” que presentamos a nuestro Padre Celestial, que deben vivos es decir andando con el Señor Jesucristo quien es la vida. Pero Además separados para Dios y alejados del pecado, y agradables a Dios es decir haciendo las cosas a Su manera, según la Palabra de Dios.

En el Libro de Malaquías se trata este tema, pues los sacerdotes judíos presentaban lo peor de lo peor a Dios en esos sacrificios que hacían, fuera de la palabra de Dios y de todo temor a Dios.

La biblia dice en Malaquías 2: 5 – 7 “Mi pacto con él fue de vida y de paz, las cuales cosas yo le di para que me temiera; y tuvo temor de mí, y delante de mi nombre estuvo humillado. La ley de verdad estuvo en su boca, e iniquidad no fue hallada en sus labios; en paz y en justicia anduvo conmigo, y a muchos hizo apartar de la iniquidad. Porque los labios del sacerdote han de guardar la sabiduría, y de su boca el pueblo buscará la ley; porque mensajero es de Jehová de los ejércitos.”

Dios hizo pacto con Leví, esta tribu de Israel que se encargaría del servicio en el templo, a través del sacerdocio y fue un pacto de vida y paz, pacto que respetaron y tuvieron la actitud correcta delante de Dios, una actitud de temor y humillación delante de Dios. La palabra de Dios estaba en su mente y corazón por eso cuando hablaba, hablaba lo correcto. Dice la biblia que su andar era en paz y en justicia con Dios, es decir que mantenía su relación con Dios limpia de pecado y vivía la palabra de Dios. Además de esto hacía apartar a muchos de la iniquidad, del pecado.  Los labios de ese sacerdote guardaba la palabra de Dios y la gente le buscaba para conocer de Dios. Este sacerdote entendía bien que era mensajero de Jehová de los ejércitos.

Siendo Sacerdotes del Dios Altísimo debemos vivir de esa manera.

Preguntas

  • ¿Qué le ofreces a Dios? Una vida llena de pecado o una vida al servicio de él.
  • ¿Qué vida prefieres? Una vida de paz y plena en Cristo Jesús o una sin propósito y vacía, aún siendo creyente.
  • ¿Con quien te estás alineando? Te alineas con Dios y Su palabra o con el mundo y su sistema de pecado.
  • ¿entiendes que eres mensajero de Dios para vida? ¿entiendes que puedes ser mal mensajero y llevar muerte eterna a otros?
  • ¿Qué hay en tu mente y corazón? La palabra de Dios o las cosas del mundo
  • ¿tu boca habla lo correcto o habla iniquidad?
  • ¿tu vida se mantiene limpia de pecado o vive sucia por el pecado?
  • ¿la gente te busca porque quiere conocer a Dios o te busca para hacer lo malo?

Buena evaluación no? Y ¿Cómo te fue? Un abrazo a todos

 

Publicado en General | Deja un comentario

Ponte de acuerdo con Dios

Cuando salgo y entro a un lugar, sin importar cual sea, las actitudes de la gente son las mismas en su gran mayoría, y es de descontento, de malestar, de aburrimiento, de rabia, de imponente, de dolor, etc. No se si lo has visto, pero sus conversaciones son siempre negativas, siempre están cargadas de muchos sentimientos, pero no buenos.
Algunos llegan a expresar frases como “porque Dios permite esto en nuestra vida, o nuestra nación”, “¿Qué hice para merecer esto?”.  Podemos culpar a muchas cosas y a mucha gente, y puede ser lógico y además justo.

Pero hay algo que no podemos obviar, y es somos pecadores y el pecado de manera directa o indirecta hace que esta sociedad vaya de mal en peor cada día. La maldad de este mundo es impresionante, ¡que dolor! Dios nos habla de esta condición en Su palabra, así que no es algo que a mi o a alguien mas se lo ocurrió, es Dios diciéndonos lo que somos.

El libro de amos nos habla en repetidas oportunidades de naciones que fueron juzgadas por Dios por ir en contra de él. A su mismo pueblo Dios le juzga pero siempre con el propósito de que vuelvan a Dios.

Miren esta frase que se repite vez tras vez en el primer y segundo capítulo

“Así ha dicho Jehová: por tres pecados Damasco, y por el cuarto, no revocaré su castigo”

Así mismo habla de Gaza, de Tiro, de Edom, de Amón, de Moab, de Judá, del mismo Israel.  Habla fuerte Dios.

Que interesante lo que le dice a Judá

“Así ha dicho Jehová: Por tres pecados de Judá, y por el cuarto, no revocaré su castigo; porque menospreciaron la ley de Jehová, y no guardaron sus ordenanzas, y les hicieron errar sus mentiras, en pos de las cuales anduvieron sus padres.” Capítulo 2:4

Y que tal lo que DIos dice a Israel

“Así ha dicho Jehová: Por tres pecados de Israel, y por el cuarto, no revocaré su castigo; porque vendieron por dinero al justo, y al pobre por un par de zapatos.” Capítulo 2:6

Esto me impactó, porque solo hay uno Justo, Jesucristo, y le vendieron por dinero y Él fue a la cruz dando su vida por nuestros pecados, el precio de nuestra paz fue sobre él.

¿Te diste cuenta? Cuanta paciencia, cuanto amor, cuan cierto es Dios y cuan Santo y cuan malos somos delante de él.
Llegando al Capítulo 3:3 dice “¿Andarán dos juntos, si no estuvieren de acuerdo?”  ¡Wow!, ante el pecado, debemos ponernos de acuerdo con Dios, reconocer que somos pecadores, que nuestro pecado nos separa eternamente de Dios y que ante un Dios Justo  somos culpables, somos pecadores, hemos pecado contra él. Pero la Biblia nos dice que Jesús llevó tu pecado y el mío, y el de cada uno en particular a la cruz del calvario y pagó en mi lugar y que derramó su sangre por ti y por mi para limpiarme de pecado y que resucitó para darme salvación y vida eterna.

La biblia dice

“Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros.” Romanos 5:8

“Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.” Romanos 6:23

“He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo.” Apocalipsis 3:20

Hoy es el día de la salvación, hoy Jesús llama a la puerta de tu corazón, ¿Porque no recibes el regalo del perdón de pecados y la vida eterna en Jesucristo?

Ponte de acuerdo con Dios, arrepiente de corazón y clama a Jesucristo por salvación, y empieza a andar junto al Señor, desde hoy y por toda la eternidad.

Pienso en aquellos famosos que se han suicidado en estos días, ¿Por qué? Porque no tienen esperanza y no hay esperanza fuera de Cristo.

¡Cuán triste es la vida y cuan dura es sin Cristo! Pero que tremendo es pensar que sin Cristo, lo único que queda es un infierno eterno, ¡SI! por la eternidad. Jesús te vino a dar vida eterna y una vida abundante, de victoria, diferente sobre esta tierra.  “Yo soy la puerta; el que por mí entrare, será salvo; y entrará, y saldrá, y hallará pastos. El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.  Yo soy el buen pastor; el buen pastor su vida da por las ovejas.” Juan 10:9 – 11

Y si hoy mueres, ¿Qué viene para ti? ¿Vida eterna con Jesucristo o una condenación eterna sin él?

 

 

Publicado en General | Deja un comentario

2 de 1 de Timoteo 2

Dos versos que llamaron mi atención en el primer capítulo de 1 de Timoteo. El primero se encuentra en el verso 5 “Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre,”

Dios desea la salvación de todos los hombres, lo que es SU causa y la nuestra como creyentes,  y dice el Señor que esto es bueno y agradable delante de él. Dios dice porque es agradable y es mi voluntad que todos sean salvos les he entregado a mi Hijo como el Único mediador entre Dios y los hombres.

“Porque hay un solo Dios” – NO hay otro Dios, solo uno, quien tiene muchos nombres que describen su personalidad, Solo hay uno y Jesús es uno con el Padre.

“y un solo mediador entre Dios y los hombres” – Jesús sale del Padre como el único mediador entre Dios y el mundo pecador. Dios es santo y el hombre no, Dios es Justo y el mundo no, Dios es puro y el mundo no. Así que era necesario que un mediador perfecto estuviera entre Dios y los hombres. Pero tendría que hacerse hombre para poder morir por la raza humana, para reconciliar al mundo pecador con el Único Dios. Jesús el Salvador, el mediador, el Único. No hay otro u otra.

“Jesucristo hombre” – Jesús,  100% Dios y uno con el Padre y 100% hombre y uno con aquellos que le creen y reciben. Jesucristo, es Aquel Mesías, el anunciado, Jehová es Salvación. El Hijo de Dios anunciado para salvar al mundo de Sus pecados. Nadie mas murió en la cruz del calvario por nuestra salvación, nadie mas podía hacerlo, es el único mediador. Jesucristo hombre, el creador se hizo criatura, para ser para siempre hombre y rescatar al hombre de un infierno eterno.

El segundo verso que me llama la atención es el versículo 8 “Quiero, pues, que los hombres oren en todo lugar, levantando manos santas, sin ira ni contienda.”

Es el deseo de Dios “quiero, pues…”  que oremos y hablemos de Jesucristo. El contexto lo demanda así, pues Pablo inicia el capítulo hablando de la oración y de cómo él ha sido constituido para tal fin. Como hijos de Dios, hemos sido constituidos embajadores de Cristo (2 de Corintios 5) para tal fin. Pero es imposible vivir esto sin la oración. Recuerden Hechos 6, donde hemos aprendido a persistir en la oración y en la palabra de Dios.

“…que los hombres oren en todo lugar…”. La oración no tiene restricción geográfica, lo podemos hacer en cualquier momento y además en todo lugar. Cuando habla de hombres habla de la humanidad, no hay tampoco acepción de personas, pero habla de la responsabilidad que tenemos como creyentes.

“…levantando manos santas…” nos habla de limpieza en todo lo que hacemos. Nos enseña como debemos elevar esas oraciones, con acciones justas, pero, no quiere decir que si hacemos buenas obras Dios nos va a responder a lo que queramos. Dios desea nuestra santificación, que nos alejemos de pecado, y así llegar al trono de la gracia con nuestras peticiones a nuestro Padre Celestial.

“…sin ira ni contienda.” Dios nos específica el como debemos llegar a él, sin ira ni contienda. Puedo pensar en dos sentidos de esta frase. Cuando estemos orando no haya ni ira ni contienda, como en el caso de Jonás, ¿¿recuerdan?? Jonás se puso bravo y empezó a contender con Dios y se lo dejó saber en su oración en el capítulo 4. Pero también es que lleguemos a la oración teniendo ira y contiendas con los hermanos, con los familiares, con la gente en general. ¡Cuánto luchamos contra ese mal actual! ¡La ira, la contienda! Evidencia que andamos en la carne. Y manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia, idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías…” Gálatas 5:19 – 20.

Dios desea que clamemos por salvación de cada uno de los venezolanos, pero mi vida, mi carácter puede evitar que Dios responda a esas oraciones, pues si hay pecado en nuestra vida, esas oraciones ni pasaran del techo. Arregla tu relación con Dios, arrepiéntete de corazón y se participe del avance del reino de Dios por medio de la oración. Permite que Dios te transforme, se obediente a Dios y muere a la carne, muere a esos deseos egoístas de la carne que nos hacen pecar contra Dios y no permite que Dios haga su buena obra en nosotros y a través de nosotros. No miremos el error del otro, sino miremos nuestro pecado delante de Dios, arrepintámonos, confesemos y dejemos eso que esta impidiendo que las oraciones lleguen al cielo.

Feliz día para todos

Publicado en General | Deja un comentario